jueves, 11 de septiembre de 2014

Alan Gross, tres espías y la democracia

Alan Gross, tres espías y la democracia
El norteamericano encarcelado en Cuba, no cuenta con las ventajas que
las leyes y el sistema democrático de EEUU les brinda a Gerardo, Antonio
y Ramón, prisioneros cubanos encarcelados en los EEUU
jueves, septiembre 11, 2014 | Julio Cesar Álvarez

LA HABANA, Cuba -Tres prisioneros cubanos en EEUU se benefician de las
leyes y del sistema democrático norteamericano para presionar a
Washington por su liberación. A un prisionero norteamericano en Cuba se
le imposibilita hacer lo mismo.

Alan Gross, prisionero norteamericano encarcelado en Cuba, no cuenta con
las ventajas que las leyes y el sistema democrático de EEUU les brinda a
Gerardo, Antonio y Ramón, prisioneros cubanos encarcelados en los EEUU.

Hasta el 6 de octubre se realizará la Jornada Mundial de Solidaridad con
los espías cubanos. Según Kenia Serrano, presidenta del Instituto Cubano
de Amistad con los Pueblos (ICAP), la jornada tendrá a la capital
estadounidense como su escenario principal.

Las protestas y actividades que los llamados "grupos de solidaridad con
los cinco" desarrollan en suelo estadounidense para presionar al
gobierno de esa nación para que excarcele a tres prisioneros cubanos
acusados de espionaje, jamás serían permitidas en suelo cubano para
presionar al gobierno de la isla para que libere a un prisionero
norteamericano, condenado a 15 años de prisión por ayudar a la comunidad
judía a obtener acceso libre a Internet.

A dichos grupos de solidaridad con los tres espías cubanos se les
permite intercambiar con académicos y estudiantes de universidades. Hoy,
11 de septiembre lo harán en la Universidad de Georgetown, en una
tertulia que se llamará "Una noche solidaria con los cinco".

Pueden manifestarse y efectuar vigilias frente a la Casa Blanca, lo que
harán el día 12 de septiembre.

Pueden incluso conversar en el Capitolio con congresistas de diferentes
Estados de la Unión sobre la liberación de dichos prisioneros.

También el día 13 de septiembre se prevé la apertura de la exposición
Absueltos por la solidaridad, de uno de los prisioneros cubanos, Antonio
Guerrero, integrada por 16 acuarelas sobre lo que el reo considera un
juicio "amañado".

Además, en Washington sesionará un panel cuyos ponentes serán José Ramón
Cabañas, jefe de la Sección de Intereses de Cuba en esa ciudad, Yeidckol
Polevnsky, ex vicepresidente del Senado de México, y Stephen Kimber,
profesor canadiense y autor del libro "Lo que hay del otro lado del mar,
la verdadera historia de los Cinco cubanos".

El gobierno cubano nunca permitiría en la isla hubiese grupos de
solidaridad con Alan Gross, ni una protesta o vigilia de sus
simpatizantes frente a la Plaza de la Revolución, ni los dejaría
reunirse con académicos, estudiantes o congresistas.

Tampoco permitiría la apertura de una exposición de pinturas de Alan
Gross o de sus simpatizantes, ni dejaría entrar a personalidades que
quisieran presionar para la liberación del norteamericano, y mucho menos
los dejaría reunirse con el jefe de la Sección de Intereses en Cuba para
presionar sobre la liberación de Gross.

Los gobernantes cubanos han afirmado públicamente una y otra vez que:
"no aceptamos exigencias ni presiones de nadie".

La campaña política del gobierno cubano para liberar a sus espías pasa
por la manipulación de la democracia norteamericana, pero le niega a
Alan Gross las mismas oportunidades mientras lo mantiene recluido como
posible moneda de cambio.

Las oportunidades que le faltan a Alan Gross les sobran a los tres espías.

Source: Alan Gross, tres espías y la democracia | Cubanet -
http://www.cubanet.org/opiniones/alan-gross-y-los-tres-espias/

No hay comentarios:

Publicar un comentario