miércoles, 22 de mayo de 2013

René de vuelta en casa

René de vuelta en casa
Miércoles, Mayo 22, 2013 | Por Tania Díaz Castro

LA HABANA, Cuba, mayo, www.cubanet.org -René González Sehwerert está de
vuelta en casa. Ahora son cuatro los topos de la Red Avispa que
continúan encarcelados en Estados Unidos. Pero como los comunistas son
más caprichosos que un nieto consentido, se niegan a aceptar que quedan
cuatro.

En definitiva, Fidel Castro preferiría que en vez de cuatro, o cinco,
fueran noventa, o cien. Así la propaganda anti yanqui, que paga con
dinero del pueblo, sería más intensa.

Ahora René, quien ha sido bien sincero y ha confesado que la prioridad
en su vida es ¨…recuperar los años que le separaron de su esposa e
hijas¨, tendrá que ser agregado en la paupérrima Libreta de Productos
Alimenticios de Olguita, su esposa, y podrá constatar, además de los
baches de las calles habaneras que descubrió a su llegada, de qué forma
tan miserable se alimenta el pueblo, luego de más de medio siglo de
régimen castrista, el mismo régimen que lo llevó a estar 13 años en
prisión.

Seguramente, hasta sentirá nostalgia de la comida de las prisiones
norteamericanas y, sobre todo, de su ¨jaula de oro¨, como la llama, pese
a haber vivido en libertad supervisada. A no ser que le baste un vasito
del insípido yogurt de soya en la cena, y termine por decir que nuestro
yogurt es insípido, pero es nuestro yogurt.

Como conozco bien el paño, segura estoy de que no tendrá una buena
mesada en moneda convertible. La Contrainteligencia Cubana paga los
servicios de espionaje con diplomas que se descoloran con el tiempo y
con medallitas que se ponen prietas, por mucho que se guarden en gavetas.

Aunque lo hayan nombrado Héroe de la República de Cuba, René es, ante
los ojos del viejo caudillo, un fracasado, un espía que falló, que se
dejó agarrar. Además, es alguien que ya no hace falta a la guerra de
Fidel contra los Estados Unidos.

Como anciana al fin, me gusta pensar a lo lejos, muy a lo lejos, y veo,
así de simple, cómo este pobre hombre, víctima del maquiavelismo de
Fidel Castro y del odio visceral que siente por USA, vegetará en un
apartamento habanero, aumentará de libras por el sedentarismo y los
alimentos de pésima calidad, y terminará los días de su vida en un
lastimoso anonimato, como ocurre con todos los espías que regresan.

Tal vez hasta algún día se arrepienta de haber renunciado a la
ciudadanía estadounidense, la que le envidian, y él lo sabe, cientos de
miles de compatriotas.

http://www.cubanet.org/articulos/rene-de-vuelta-en-casa/

No hay comentarios:

Publicar un comentario