miércoles, 23 de marzo de 2011

Espía convicto declara que es inocente

Publicado el miércoles, 03.23.11

Espía convicto declara que es inocente
By JAY WEAVER
jweaver@miamiherald.com

Gerardo Hernández, el único acusado hallado culpable de conspiración
para cometer homicidio con relación al derribo de aviones de exiliados
de Miami en el Estrecho de la Florida por parte del gobierno cubano,
dijo en una nueva declaración jurada que él no tuvo nada que ver en la
supuesta conspiración y que su condena a cadena perpetua debería
suspenderse.

Hernández, de 45 años, presentó el affidávit en el tribunal federal de
Miami en un intento de conseguir que se le juzgue de nuevo tras perder
apelaciones que llegaron al Tribunal Supremo contra su veredicto de
culpabilidad de conspiración por la muerte de los cuatro hombres de
Miami que volaban en los aviones de los Hermanos al Rescate en 1996.

``Antes de los sucesos del 24 de febrero de 1996 y hasta el momento
presente, yo no sabía y no sé nada sobre supuestos planes de derribar a
tiros aviones de los Hermanos al Rescate'', dijo Hernández, quien fue
hallado culpable asimismo en el 2001 de conspiración para espionaje.

``Ninguna de las acciones que llevé a cabo con anterioridad al 24 de
febrero de 1996 se propusieron tomar parte de plan alguno de ese tipo, y
yo tampoco estaba al tanto de que acción alguna de mi parte contribuiría
a un supuesto plan de ese tipo, si existió alguno'', escribió Hernández
en el affidávit, el cual apoya su petición de hábeas corpus presentada
el año pasado en Miami.

Hernández y otros miembros de los llamados Cinco de Cuba fueron
condenados por los papeles que jugaron en una red de inteligencia
enviada de La Habana para espiar dentro de la comunidad exiliada y las
instalaciones militares del sur de la Florida. Su misión declarada era
de frustrar violentas campañas de los militantes del exilio para
derrocar al gobernante cubano Fidel Castro.

Ellos se infiltraron en el grupo de exiliados Hermanos al Rescate,
quienes volaban regularmente en misiones de rescate en busca de balseros
cubanos así como para echar volantes políticos en La Habana. Ellos
trataron además de penetrar el Comando Sur en Miami y la Base Aérea de
la Marina de Guerra de Boca Chica en Cayo Hueso.

En su petición de hábeas corpus para regresar ante los tribunales,
Hernández alegó que su abogado original, Paul McKenna, le brindó una
`'asistencia inefectiva'' --un factor necesario para conseguir un nuevo
juicio-- porque centró demasiado su defensa en el hecho de que el
tiroteo ocurrió de manera legal dentro del territorio de Cuba, y no
sobre aguas internacionales, como sostenía la fiscalía y el jurado acabó
concluyendo. Como resultado, McKenna no pudo combatir el cargo de
conspiración para cometer homicidio con la suficiente fuerza, de acuerdo
con la petición. McKenna se ha negado a hacer declaraciones sobre el tema.

En su affidávit, Hernández dijo que su abogado debió tratar de separar
su caso de conspiración para cometer homicidio de los demás acusados
cubanos que fueron juzgados con él. ``Si yo hubiera sabidoo eso, hubiera
insistido en ejercer mi derecho a testificar en mi defensa en el juicio
por conspiración para cometer homicidio para mostrar lo erróneo de la
interpretación dada por la fiscalía de las pruebas, y ofrecer la verdad
al jurado'', escribió en el affidávit, presentado por el abogado de
apelaciones Richard Klugh.

``El no tuvo participación alguna en el derribo de los aviones en
1996'', dijo Klugh el martes en una conferencia de prensa telefónica.

Pero el jurado federal de 12 personas concluyó que Hernández, líder de
los cinco espías cubanos, se comunicó con sus jefes de la inteligencia
cubana con relación a otros dos agentes que se habían infiltrado en los
Hermanos al rescate y volado con ellos. Los jurados concluyeron que los
oficiales de inteligencia cubana transmitieron mensajes radiales en
clave, advirtiendo a Hernández que los otros agentes no debían volar en
ninguna misión de los Hermanos entre wl 24 y el 27 de febrero de 1996.

Los dos agentes --René González y Juan Pablo Roque-- recibieron
instrucciones de usar frases clave en sus comunicaciones radiales con
los controladores del tráfico aéreo cubano si no podían evitar el volar
con los Hermanos en esas fechas.

González fue hallado culpable de ser un agente de Castro como parte de
los Cinco de Cuba. Roque regresó a Cuba justo antes del incidente de
febrero de 1996.

Los Cinco de Cuba ganaron reputación de héroes en la isla. Pero Gerardo
Hernández, quien dirigió en Miami la Red Avispa, fue el único agente
hallado culpable en relación con el derribo de los aviones, y el único
en ser condenado a cadena perpetua.

El resto de los implicados fueron hallados culpables de ser agentes
cubanos no registrados o de cargos de espionaje.

http://www.elnuevoherald.com/2011/03/23/908036/espia-convicto-declara-que-es.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario